jueves, marzo 31, 2005

Tips de la interpelación de ayer

Hola:
La tarde de ayer, durante casi 6 horas, fuimos interpelados por la Comisión especial de la Asamblea Nacional que estudia el caso de la muerte de nuestras mascotas. Asistieron representantes del SASA, el Instituto Nacional de Higiene (representación encabezada por su Presidente), el Director de la Facultad de Veterinaria de Maracay (evidentemente parcializado con la empresa Purina/Nestlé), el Gerente General de la Empresa Nestlé y por la Asociación de la Asociación "VICTIMAS DE PURINA NESTLÉ" Wiktoria de Huschmann, Nina Polanco, Gustavo Fernández Colón Aristóbulo Acosta y Gonzalo Gerbasi.
Para su información he aquí algunos tips aparecidos en el Diario El Nacional. Si tienen noticcias de otros periódicos, por favos mándemelos para incluirlos en la página
Saludos
Gonzalo Gerbasi

El Nacional - Jueves 31 de Marzo de 2005
B/15

Información General
Purina reconoce que maíz para elaborar alimento estaba en buen estadoEl gerente de la empresa, Germán García, informó que tienen 109 casos confirmados de muertes de mascotas por consumo de productos contaminados

ELIZABETH NÚÑEZ
En la comparecencia ante la comisión especial de la Asamblea Nacional que investiga el caso Purina, el gerente general de la referida empresa, Germán García, indicó que el maíz utilizado en la fabricación de los lotes contaminados de alimentos para mascotas se encontraba en buen estado para el momento de su adquisición.Señaló que antes de entrar en producción, se le realizaron pruebas a los cargamentos de maíz para determinar si contenían niveles anómalos de aflatoxina, un agente tóxico producido por el hongo Aspergillus flavus. Informó que se certificó que los niveles de la toxina eran normales en el cereal comprado a la Agropecuaria Gramolca, ubicada en Cagua, estado Aragua, proveedor con el que han trabajado durante más de 10 años.Destacó que, una vez conocidos los casos de algunas mascotas que murieron luego de haber consumido alimentos de las marcas Dog Chow y Cat Chow, se le hicieron pruebas a los lotes fabricados entre septiembre de 2004 y febrero de este año y se descubrieron altos niveles de la toxina en menos de 10% de esa producción.De acuerdo con García, el maíz que se recibe en la planta de Purina, ubicada en La Encrucijada, estado Aragua, sólo se almacena en silos por períodos de dos a tres días. Informó que la planta aún permanece cerrada y que se investiga cómo ocurrió la contaminación.En este sentido, Jesús Querales, presidente del Instituto Nacional de Higiene, explicó que la producción de aflatoxina depende de las condiciones de temperatura y humedad.Sobre la atención a los propietarios de mascotas afectadas, García explicó que han recibido 152 casos de animales que podrían haber perecido luego de consumir los alimentos Purina. Un grupo de 7 veterinarios contratados por la empresa para analizar cada expediente, ha confirmado 109 de ellos. Apuntó que se han rechazado 16 casos por no corresponder con las características de la intoxicación por aflatoxinas y aún restan 27 por estudiar.
Debilidad institucional
Nancy Medina de López, directora del Servicio Autónomo de Seguridad Agropecuaria del estado Aragua, indicó que “no se tiene la facilidad” de realizar pruebas toxicológicas a los alimentos para consumo animal en laboratorios de control de calidad de la institución. No obstante, acotó que a estos productos se le hacen pruebas en laboratorios privados y en las universidades.Acerca del temor que existe de que algún lote de maíz contaminado haya sido empleado en alimentos para consumo humano, como harina precocida, Querales apuntó que el país cuenta con un eficiente sistema de contraloría sanitaria que ha analizado muestras de materias primas para determinar posibles excesos de aflatoxina u otras sustancias tóxicas. Informó que en lo analizado hasta el momento no se ha registrado anomalía alguna.
Entre quienes acudieron a la comparecencia estaban algunos dueños de mascotas afectadas. Nina Polanco, microbióloga de la UCV —dueña de cuatro Rottweilers, tres de los cuales fallecieron—, señaló que el hongo es visible por su color verde grisáceo y tiene que estar en crecimiento para que se produzca la toxina. Sin embargo, García refutó la afirmación al indicar que el Aspergillus flavus no tiene características uniformes, se presenta en distintas concentraciones y “por eso no se puede detectar con facilidad”.Gustavo Fernández, cuyo gato murió, informó que productores del estado Guárico denunciaron la contaminación de semillas de maíz que presuntamente provocó el fallecimiento de reses, y que entre Carabobo y Aragua se encontraron las osamentas de 150 caballos.
El Nacional - Jueves 31 de Marzo de 2005
B/15

Información General
Denuncian que continúa muerte de mascotas

VANESSA DAVIES
Aun cuando la empresa Purina-Nestlé anunció el retiro de los alimentos para mascotas que causaron la muerte de perros y gatos, voceros de la asociación Víctimas de DogChow aseguran que todavía se registran fallecimientos de animales por consumir estos productos.Como apoderado legal de las personas afectadas, Gonzalo Gerbasi aseveró que todos los días recibe denuncias. “Las mascotas siguen muriendo porque se sigue vendiendo el alimento, porque la empresa no lo recogió como debía, y porque puede haber efectos residuales”, explica Gerbasi. “Nosotros responsabilizamos a Purina-Nestlé por no haber hecho la recolección correctamente.Sabemos que en algunos sitios continúa la venta al detal”. Gerbasi también aseguró que la compañía “ha puesto trabas para costear los tratamientos”.
Gustavo Cárdenas, instructor en una escuela de adiestramiento canino en el estado Lara, informó que el martes pasado falleció en esa entidad una perra Golden retriever (Britanny, de dos años de edad) propiedad de Pedro Medina. “Se demostró, con estudios, que la muerte ocurrió por contaminación con aflatoxinas”, sentencia. Cárdenas refirió que hace dos semanas se presentaron los síntomas en 15 perros que estaban bajo su custodia, y relató que una cachorra que sólo comía Proplan (alimento importado de la misma marca) también resultó contaminada.
Gustavo Fernández Colón, integrante de la asociación (a partir del deceso de su gato Scooby como consecuencia de las aflatoxinas) y profesor de la Universidad de Carabobo, indicó que en el hospital de pequeñas mascotas de la Universidad Central de Venezuela “aún se atienden casos. Parece que todavía hay pequeños distribuidores que venden el producto. Es posible que el retiro no haya sido completo en los pequeños comercios donde la gente compra al detal”.